Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética
Diseño clínica cirugía plástica estética

Clínica de cirugía plástica estética Gómez Bravo, Madrid

El diseño interior de una clínica de cirugía plástica estética como la del Dr. Gómez Bravo conlleva, por definición, ciertos retos que guardan relación directa con el diseño propiamente dicho. Una intervención así exige precisión quirúrgica, en diseño y en ejecución, como no puede ser de otro modo. Exige, por ejemplo, técnicas y conceptos avanzados, vanguardistas y atrevidos, como el techo tensado que ilumina el espacio de forma discreta, eficiente y natural, sin cicatrices constructivas. Pero si hay algo que no debe faltar en el diseño de una clínica estética es la plasticidad. En el espacio diseñado, sinuosas curvas moldeadas con intención generan una infinita paz interior sostenida con coherentes detalles como la continuidad cromática o la ausencia de elementos jerárquicos que pudieran incomodar al paciente.

Diseñar no es más que resolver situaciones imperfectas. Y eso es lo que hace un cirujano plástico en su clínica, buscar la perfección de la imperfección, una belleza natural pretendida y posible. Resolver esta situación en un espacio sanitario lleno de artificialidad es harto complicado, pero intentamos acercarnos al objetivo de la naturalidad ocultando todo elemento artificial. Como la instalación musical, la iluminación o la climatización, que están, pero no las verás. Como tantas veces hemos mantenido, en ocasiones, el trabajo de un interiorista no se ve, pero se disfruta.

La mencionada homogeneidad cromática y una cuidada iluminación sin sombras ofrecen al Dr. un pulcro lienzo en el que trabajar su creatividad buscando una belleza natural. O quizá, buscando naturalmente la belleza, sin más. Ese es nuestro objetivo, y el suyo, la discreción, pasar desapercibidos. Diseñar algo discreto, preciso y funcional para dejar que la vida continúe, mejorada, pero sin rastro de nuestra intervención.

La ausencia de aristas, el cuidado cromatismo ya mencionado y una precisa selección de materiales y acabados favorecen otro elemento clave en el diseño de una clínica de cirugía plástica, la higiene. Aspecto este que contribuye, a su vez, a generar cierta sensación de cercanía y calidez.

Esa cercanía es clave en una profesión que tiende a verse como «fría». El cuarto de baño, uno de los pocos lugares donde el paciente pierde el contacto con el personal de la clínica, pudiera generar cierta sensación de abandono. Situación que solventamos reforzando la presencia del Dr. introduciendo su nombre en la parte superior del lavabo. Atención al mínimo detalle que el cliente siempre valora positivamente.

Suscríbete al blog y recibe cómodamente los artículos en tu email.

Continuando con las situaciones «imperfectas» que debemos resolver con diseño, hay una que nos persigue a todos desde la infancia, enfrentarnos al señor de la bata blanca, sea este médico de familia, dentista o cirujano plástico, como es el caso. En el despacho del Dr. hemos eliminado las barreras jerárquicas, de modo que un paciente no se sienta frente al Dr. Gómez Bravo, sino que el Dr. Gómez Bravo acompaña al paciente. Una mesa sin aristas ni forma determinada, sin patas ni obstáculo alguno entre las partes, comunica la intención de mantener una co nversación de igual a igual, sin secretos, sin barreras. Una sensación de transparencia y cercanía que aumenta con el sofá aledaño en el que, nuevamente, entre Dr. y paciente no hay elementos estresantes o rotundos, no hay formas ni formatos impuestos, no hay clichés jerárquicos, nadie nos obliga, solo el placer de mejorar y una apacible conversación de tú a tú.

El diseño de la Clínica del Dr. Gómez Bravo ha sido todo un reto para nosotros. Profesional de grandes vuelos y creativo donde los haya, cree en la formación continuada y en la utilización de las tecnologías más vanguardistas en medicina. Optamos por una ambientación futurista. En la sala de espera se lee en iPads, no en revistas de papel. Se utilizan tabletas digitales de gran formato para presentar las intervenciones, proyecciones flotantes que, junto con vidrios que se vuelven opales con solo apretar un botón para garantizar la intimidad del paciente, acercan el futuro al presente. Y ofrecen al cliente, paciente en este caso, la seguridad propia de un profesional adelantado a su tiempo, un profesional que utiliza el futuro para mejorar el presente.

Fotografías: Santos Díez | BISimages

email

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies