Diseño es el único camino.- De forma lenta pero constante, el diseño ha llegado a nuestro corazón y lo que es más importante, ha ocupado un lugar preferencial en el cerebro de las empresas y el consumidor. Las empresas que triunfan en la actualidad lo hacen a través de una fuerte apuesta por el diseño. Un diseño eficiente y de calidad es una necesidad empresarial tan importante como respirar, la única vía posible para triunfar en la situación actual donde la competencia es tan feroz que sólo permite un camino: diferenciarse o morir.

Hostal de pueblo

La globalización ya es un hecho, hemos de convivir con ella y aprovecharnos de sus consecuencias. Asimilamos a diario costumbres, inquietudes, hábitos… de otros países más desarrollados. Importamos avances tecnológicos, nos traemos la moda de las pasarelas más exitosas, contratamos a prestigiosos ingenieros, interioristas, arquitectos… Al igual que los nórdicos vivimos, o empezamos a vivir, una vida de diseño, comemos pegados a un iPhone como los japoneses (desconozco si estos se pegan más a un Samsung), nos gusta salir a cenar a la luz de las velas como los franceses para luego tomarnos un buen gintonic en copa de balón en el local de moda diseñado por el prestigioso interiorista ________.

Pretender éxito empresarial sin invertir en diseño es como esperar que te toque el Gordo de Navidad jugando al Trivial.

Plantear un futuro, empresarial o personal, sin una fuerte carga de diseño e innovación sería un error, incluso ridículo. Un planteamiento empresarial a medio plazo sin una apuesta por el diseño y la diferenciación que aporta es un suicidio. Sólo un necio puede mirar para otro lado y no ver (no querer ver) lo que está pasando. Pretender éxito empresarial sin invertir en diseño es como esperar que te toque el Gordo de Navidad jugando al Trivial [Retuitear esta frase].

Los más listos de la clase se han dado cuenta y se han adelantado según pudimos observar en el documental emitido recientemente por Informe Semanal titulado El Diseño sí que importa. Días después a la emisión tuve la posibilidad de intercambiar impresiones con una de sus redactoras y me comentaba que “el Diseño está emergiendo con tanto ímpetu en España que se podría hacer un programa temático al respecto”.

Las empresas españolas que están triunfado en la actualidad son las que más han invertido en Diseño e Innovación: Lékué, Room Mate Hotels, Camper, Zara, Estrella Galicia, Mercadona, El Bulli… Diseño, innovación, creatividad, originalidad, ruptura con el pasado, nuevos horizontes, propensión al cambio, novedosas propuestas… y lo más importante: Se han tomado su apuesta en serio, sin medias tintas.

Hoy en día tener un buen producto es sinónimo de mediocridad. Ahí afuera hay millones de buenos productos como el tuyo. Si quieres triunfar no basta con tener un buen producto, has de ser excelente y único.

En el lado opuesto están los empresarios que siguen sin confiar en las virtudes del Diseño como revulsivo. Los que observan el diseño como un gasto y no un activo, no como una inversión, no como la gallina de los huevos de oro. Si no consigues diferenciar un activo de un pasivo estás perdido. Simplificando y llevándolo a nuestro terreno, un activo genera ingresos mientras un pasivo genera gastos. A día de hoy el diseño de calidad es el mayor activo de las empresas, personas, comercios… que triunfan. Sal y mira a tu alrededor.

Los que siguen pensando que con un buen producto es suficiente, que son los más guapos y que siempre les ha ido bien así son nuestro mejor aliado, es decir, la confirmación de que diseño e innovación son imprescindibles para el presente. Véase El Corte Inglés, hasta su logo necesita un cambio, o los restaurantes de lujo Jockey o Balzac en Madrid. Jockey en concreto intentó aplicar un interiorismo salvavidas cuando ya estaba al borde del abismo (2011), pero después de ser considerado 10 años antes como uno de los mejores restaurantes de Europa, el daño ya estaba hecho.

Tristemente, la mayor confirmación de la necesidad del diseño en la empresa nos la dan las decenas y decenas de comercios tradicionales (de toda la vida) que cierran a diario en España. Comercios que han venido funcionando durante mucho tiempo sin necesidad de invertir en diseño o innovación, pero que en una situación de competencia máxima donde la diferenciación es clave no han sabido o no han podido competir.

Hoy en día tener un buen producto es sinónimo de mediocridad. Ahí afuera hay millones de buenos productos como el tuyo [Retuitear esta frase]. Si quieres triunfar no basta con tener un buen producto, ha de ser excelente y único [Retuitear esta frase].

Tu futuro y el de tu empresa, más que nunca, está en tus manos. Puedes seguir disparando al mundo hasta que te quedes sin munición o bien parar, relajarte, coger todos tus cartuchos y apuntar a un solo objetivo con determinación y confianza ¿Tienes claro tu objetivo? DISEÑO.

Perdón por Imagen del post, pero es bastante significativa ¿no crees?. Imagen bajo licencia CC de Jose Antonio Cotallo López en Flickr. 

Pin It on Pinterest

Compártelo