Muchas son las variables a tener en cuenta a la hora de diseñar una instalación de iluminación comercial para un negocio o espacio comercial, valga la redundancia, ya sea público o de cualquier otra índole.

En contra de lo que el gran público cree son muchos los tipos de luz que podemos emplear. Así mismo, también es necesario estudiar otros muchos aspectos como potencias, tipo de transformadores, temperaturas, color, etc.

La amplia cantidad de variables que el mercado nos ofrece hace que el diseño óptimo de una instalación de iluminación comercial requiera de ciertos conocimientos técnicos, una actualización frecuente de los mismos y, ya por último, una buena dosis de experiencia.

Iluminación Comercial. Óptica en Ponferrada, León. Proyecto de Ivan Cotado Diseño de Interiores

Iluminación Comercial. Óptica Tu Visión en Ponferrada, León. Fotografía de Héctor Santos-Díez

Antes de meternos en materia, creemos necesario resaltar una realidad que aunque evidente para los profesionales, quizá no lo sea tanto para el empresario o para el gran público. Existen diferentes tipos de luz, que por resumirlo de forma rápida y sencilla, diferenciaremos en función del tipo de emisor (lámpara) que la genera. Lógicamente hablamos de luz artificial, no incluimos en esta clasificación la luz natural, sin lugar a dudas la más importante de todas ellas y a tener muy en cuenta en cualquier Proyecto de Arquitectura o Interiorismo.

Habitualmente, gente sin conocimientos técnicos, a la hora de enfrentarse a una instalación de iluminación, percibe los diferentes tipos de lámparas como fuentes generadoras de luz, sin más. Esto es un error. Por poner un símil quizá demasiado exagerado, sería como no diferenciar entre la multitud de tipos de revestimientos cerámicos a la hora de elegir un acabado para el pavimento.

Diseño de iluminación comercial. Primer paso, elección de tipología de luz.

Para comenzar con el diseño de nuestra hipotética instalación de iluminación comercial nos decantaremos por una tipología de luz o bien por la combinación entre varias de ellas. Los tipos de luz más habituales que empleamos en Interiorismo Comercial son:

  • Incandescente no halógena (bombilla tradicional).
  • Incandescente halógena.
  • Fluorescencia.
  • Halogenuros Metálicos.
  • Led.
  • Fibra Óptica.

La elección del tipo de luz depende del caso concreto y de las premisas a las que le otorguemos mayor o menor importancia como proyectistas. Con esto queremos dejar muy claro que no existe el Diseño Lumínico estándar que podamos definir como plantilla o modelo a seguir.

Los motivos en base a los cuales debemos centrar nuestra elección son el consumo, el rendimiento, si es una luz de acento o luz de ambiente, las horas que estará encendida, que tipo de producto se va a iluminar, si se va a encender-apagar constantemente, etc.

Segundo paso,  decidir la función de la iluminación elegida.

Una vez nos hayamos decantado por un tipo de luz o combinación de varios tipos continuamos con el diseño.

En función de la disposición o uso que le demos a una misma lámpara podemos conseguir diferentes formas de iluminar. Me explico con un ejemplo: Con una lámpara fluorescente compacta, conocida coloquialmente como “de bajo consumo”, ubicada en una luminaria con un reflector que concentre mucho el halo de luz conseguimos una iluminación puntual o de acento.

Si por el contrario prescindimos de dicho elemento, el grado de apertura se abre y la luz emitida funciona como ambiental. Otra opción sería esconderla en un foseado o similar para generar una luz indirecta. Queda claro que con una misma lámpara podemos iluminar de diferentes modos. Dicho esto, decidiremos qué forma de iluminar sería la idónea para el caso que nos ocupe.

Los últimos detalles de la iluminación comercial.

Una vez elegida la fuente o tipo de luz y el modo de iluminar con ella, nos quedarían por definir los últimos detalles. Para un mismo tipo de bombilla, en ocasiones, podremos elegir entre diferentes casquillos o posibilidades de colocación, así como variadas potencias en función del volumen a iluminar.

Otros elementos a definir también podrían ser reflectores para modificar el halo de luz, temperaturas de color y los importantísimos transformadores necesarios para la gran mayoría de lámparas, que aunque ocultos, a nuestro juicio su elección resulta fundamental para un correcto y óptimo funcionamiento de la instalación. En sucesivos post nos introduciremos con más profundidad en todos estos tecnicismos.

Sin lugar a dudas la iluminación de espacios comerciales es una de las secciones técnicas de un proyecto que requiere de una mayor experiencia y valía profesional. Un buen diseño de la iluminación comercial puede restar importancia a ciertas deficiencias de un mal proyecto si empleamos las armas de las que disponemos con astucia ¡Pero ojo! El caso contrario también puede ocurrir y una mala planificación de la iluminación puede “arruinar” un espacio comercial completo cuando ésta entra en acción.

Una buena planificación de la parte lumínica de un espacio comercial hará que cuando este se ilumine se acentúen las principales características y peculiaridades del mismo, aflorando y destacando sus bondades y virtudes.

En el post anterior hablábamos de las ventajas de una apropiada iluminación comercial, en este relatamos los puntos clave a la hora de diseñarla y en posteriores entradas detallaremos los tipos de luz y las diferentes formas de iluminar. Si no quieres perderte ninguno de los artículos de esta serie sobre iluminación comercial no olvides suscribirte por email y los recibirás cómodamente en tu buzón de correo.

Por último, permíteme que te recuerde algo fundamental, al menos para mi. Si te ha gustado…   ¡¡Comparte!!  Me harás un gran favor.

[hr]

Fotografía: Héctor Santos-Díez.

Proyecto: Óptica Tu Visión, Ponferrada, León. Un proyecto de Ivan Cotado Diseño de Interiores.

Pin It on Pinterest

Compártelo