¿Por qué Vicente del Bosque sería un buen diseñador de interiores?En este artículo te contaré porqué pienso que don Vicente del Bosque no sólo sería un buen diseñador de interiores sino un buen profesional en cualquier disciplina que desarrollase. Y veremos como algunos rasgos o valores que a priori pueden parecer característicos de otros sectores pueden enriquecernos como personas y profesionales.

Es muy común que si eres informático tu referente se mueva entre Jobs y Gates, Apple y Microsoft. Si eres economista, Smith o Keynes. Si te gusta el fútbol, Pelé o Maradona, etc. Es decir, normalmente buscamos un espejo en el que mirarnos dentro del propio sector, disciplina o temática en la que nos movemos.

Fijarse en un referente que haya tenido cierto éxito en tu disciplina puede resultar extremadamente enriquecedor, pero pienso que la plenitud profesional se alcanza cuando abrimos el abanico sensorial y nos fijamos en referentes externos, además claro está de todo aquello que nos pueda aportar “sabiduría” dentro de nuestra profesión.

Mi pasión es el diseño interior, pero no he encontrado en todos estos años en la profesión una personalidad que haya influido más en mi forma de trabajar, motivación, comportamiento y ambición profesional que un cocinero: Ferrán Adriá.

¿Y qué tiene que ver todo esto con la Selección Española de Fútbol y con Vicente del Bosque? Pues que a mi modo de ver Don Vicente (así le llaman ahora, no antes) también ha sabido incorporar al fútbol ciertos valores que no se consideraban determinantes en este deporte.

Como ya sabrás “nuestra” selección nacional de fútbol ha vuelto a proclamarse campeona de Europa por segunda vez consecutiva, lo que sumado al anterior mundial ganado en Sudáfrica la convierten en un equipo de leyenda. El único que ha logrado este especial triplete de forma consecutiva.

Hablar del combinado español es hablar de buen fútbol, de fútbol de toque, “tiqui-taca” lo han bautizado. Pero no sólo eso. Cuando hablamos del equipo español afloran calificativos que van mucho más allá de lo meramente deportivo. Se habla de humildad, compañerismo, amistadsolidaridad

Son muchos los profesionales que han resaltado la labor de Vicente del Bosque como principal artífice y precursor de esta parte humana de la Selección. Es sabido que en vestuarios en los que tienen cabida estrellas mundiales del balompié resulta “relativamente sencillo” gestionar la calidad deportiva de los jugadores. Lo realmente complejo es lidiar con sus egos.

El buen ambiente entre todos los integrantes, el equipo en toda la extensión de la palabra ha sido de vital importancia para alcanzar el éxito, logrando de este modo, si cabe, que la victoria todavía se saboree más. 

¿Qué quiero decir con todo esto? Pues que Vicente del Bosque, independientemente de la calidad técnica de su plantilla, ha sabido buscar fuera del mundo futbolístico unos valores que complementan a la perfección esa calidad futbolística por otra parte indispensable.

Ahora llevemos esto mismo al interiorismo, o a tu disciplina, sea cual sea. Busca referentes externos, busca personas o empresas que valores y “extrae” sus mejores lecciones, sea del campo que sea. Concretamente de Ferrán Adriá podrás extraer lecciones de todo tipo y para cualquier profesión, te lo aseguro.

SuscrÌbete al blog y recibe cÛmodamente los artÌculos en tu email.

En nuestro caso particular y salvando las distancias, siempre hemos tenido muy clara la forma de actuar al respecto, y qué valores “externos” tenemos que aportar al interiorismo y/o a la construcción en general.

Por un lado, según decía John F. Kennedy“Un hombre inteligente es aquel que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él.” Es decir, cuanto mejor rodeado estés, más prosperarás profesionalmente. Pero ojo, la valía profesional siempre ha de ir acompañada de una excelente integridad personal, y ahí es donde quería llegar.

Quizá esta filosofía haya sido la que ha hecho tan grande a nuestra Selección, a nosotros nos gusta pensar que sí. Desde nuestros inicios colaboramos con profesionales cuyo factor humano es sobresaliente, y esto se traduce en un excelente ambiente de trabajo que hace que el día a día sea más relajado, divertido y por consiguiente gratificante.

En las obras que ejecutamos contamos con gran cantidad de autónomos y empresas familiares de tamaño más bien pequeño. De este modo nos aseguramos un trato mucho más cordial en el que el lado humano se antepone siempre al profesional.

Esta cercana relación se traduce en espíritu de equipo, de grupo. Nos ayuda a alcanzar buenos resultados. Resultados ante todo de calidad, pero con un estimulante discurrir diario que hace que después de tantos años sigamos disfrutando con lo que hacemos.

Es importante abrir horizontes y aprender de todo el mundo. Extrapola las vivencias y experiencias de otros a tu mundo personal y verás como siempre encontrarás algo positivo que te enriquezca.

Por encima de cualquier cosa, incluso de tus competencias laborales, deben imperar unos valores humanos, esos y sólo esos deben anteponerse a todo lo demás, a fin de cuentas, es lo único que nos diferencia de las máquinas.

Imagen bajo licencia Creative Commons de El Coleccionista de Instantes en Flickr.

Pin It on Pinterest

Compártelo