Diseño de bares pequeños es un post de la serie Arquitectura comercial en 3 claves, que selecciona 3 aspectos fundamentales a tener en cuenta a la hora de montar un negocio, aspectos que pueden guardar, o no, relación con el interiorismo comercial. Pero seamos sinceros, en realidad todo está relacionado con el diseño.

Ya hemos hablado de las 3 claves de los negocios de hostelería en otra ocasión, ahora nos centraremos en los pormenores de una tipología muy concreta de bar, el diseño de bares pequeños. Se dice que España es uno de los países del mundo con mayor concentración de bares por habitante, esto es difícil de medir, pero lo que sí es cierto es que, según el Anuario Económico de La Caixa, en España tenemos un bar por cada 176 habitantes, otros estudios arrojan una cifra mayor, y eso que la crisis se ha llevado por delante unos cuantos. En cualquier caso, muchos de esos bares son, por necesidad o preferencia, bares pequeños.

Tener, abrir o diseñar un bar pequeño no tiene por qué suponer un problema, en ocasiones pudiera incluso suponer una ventaja. Un bar pequeño es una cualidad volumétrica, nada más, pero diseñar bares pequeños es todo un reto. El diseño de bares pequeños es similar a cualquier otro diseño comercial salvo algún aspecto al que debemos prestar especial atención para resolver:

  • Trasladar un mensaje al cliente se hace más difícil cuando dispones de menor espacio para ello.
  • En hostelería, la rentabilidad del negocio por metro cuadrado es uno de los indicadores de gestión más relevantes. En principio, parece lógico pensar que si reducimos el denominador (superficie) y mantenemos la rentabilidad, el negocio irá mejor. Y así es, evidentemente, pero mantener la rentabilidad de un «espacio normal» en un bar pequeño es harto complicado.
  • Hay ciertas necesidades que requieren una superficie mínima y son así también en bares pequeños.
  • En todo tipo de punto de venta, también en bares pequeños por supuesto, si no reservas espacio para los clientes no podrás vender.

Diseño de bares pequeños en 3 claves

1) Apuesta por la rotación

Cello Bar. Kilkis, Grecia. By Lime Studio.Estamos hablando de diseño de bares pequeños, contamos con poco espacio comercial y no podemos disponer de la superficie de servicio, por tanto es crucial diseñar para lograr una alta rotación, que los clientes permanezcan en nuestro local el tiempo indispensable para consumir.

Pero ojo, esto no implica que debamos conceptualizar el espacio para que el cliente se encuentre incómodo, porque de este modo lo que conseguiremos es que no venga. Pero de entrada, por ejemplo, montar una cafetería en un espacio reducido es un suicidio comercial, aunque incluso en este caso un buen diseño podría solventar el problema de la rotación.

Cada caso particular requeriría un estudio personalizado, no existe el buen diseño generalista. Los dogmas de diseño son una contradicción en sí mismos, pero si tuviera que establecer unas líneas generales en este punto del diseño de bares pequeños diría que sería ideal diseñar bares con grandes barras y, en todo caso, mesas altas, nunca bajas. Optar por la uniformidad, no diferenciar espacios. Elegir colores cálidos y eliminar las barreras con el exterior, ganar espacio a la calle.

2) Acotar el mensaje

Se el mejor en algo. Sagartoki.Una de las ventajas competitivas que destacábamos en otro artículo sobre hostelería era tener un producto estrella. Senén González (@lacocinadesenen), al frente de Sagartoki, ejemplifica como nadie este aspecto:  la mejor barra de pintxos de Españala mejor tortilla de patata de España, etc.

A Sagartoki no solo se va a comer tortilla, pero si piensas en probar una buena tortilla quizá pienses en Sagartoki. No conozco ningún establecimiento especializado en un producto de nicho muy reducido que no tenga éxito, siempre entendiendo que la calidad y el buen servicio respaldan, además, el modelo de negocio.

Un modelo de nicho facilita al diseñador de bares pequeños la comunicación del mensaje. El diseño de locales comerciales no es más que una herramienta de marketing, un vehículo que ayuda al empresario a comunicarse con sus clientes, un arma para vender más resolviendo necesidades relevantes para un target específico. Si el mensaje que tenemos que trasladar es claro y preciso siempre lo tendremos más fácil.

Pero ojo, que esto no nos lleve a engaño. Que vendamos pinchos no quiere decir que tangamos que implementar una barra abarrotada de producto —como todos—, que dispensemos helados de yogur no quiere decir que nuestro bar tenga que ser blanco—como todos—, que nos especialicemos en cerveza no quiere decir que tengamos que utilizar madera —como todos—, etc, etc. Casi siempre diferenciarse, descontextualizar, innovar y utilizar un diseño lateral nos facilita, también, la comunicación del mensaje.

3) Aprovechamiento volumétrico

Café Bar en Monforte de Lemos (Lugo)Resulta evidente concluir que si disponemos de un espacio reducido debemos aprovecharlo al máximo. No conozco a ningún diseñador de interiores que desperdicie el espacio, pero sé de muy pocos que aprovechen el volumen. Es habitual olvidarse de la altura y comúnmente nos referimos al espacio como si este fuera plano, y no, no nos olvidemos de la Z, de la altura.

La tercera dimensión —quizá por ser la última nombrada algunos la olvidan— puede resultar de gran ayuda, no solo en cuanto a aprovechamiento espacial puro y duro, sino también, y sobre todo, en términos psicológicos. La amplitud es un concepto que se apoya en sensaciones, de ahí su habitual apellido, amplitud visual. Y en no pocos casos podremos ganar en la mente del visitante el espacio que hemos perdido a sus pies, aun chocando esto en ocasiones con el significado más primigenio del concepto «aprovechameinto».

Aprovechar un espacio no significa llenarlo de cosas, a veces se trata de todo lo contrario, de vaciarlo. Nunca nos cansaremos de recordar la frase del genial Dieter Rams, diseñador industrial alemán conocido por su trabajo en Braun, «el buen diseño es tan poco diseño como sea posible».

Para terminar me gustaría recordar otra frase que me acompaña allá donde voy, se la dijo Julio Iglesias a Bertín Osborne en un Festival de Benidorm, «para triunfar has de tener talento y mil cosas más». En contra de lo que pudiera parecer, en el diseño de bares pequeños el buen diseño se hace, si cabe, todavía más importante.


Las frases de este artículo. ¡Tuitea!

Un bar pequeño es una cualidad volumétrica, nada más, pero diseñar bares pequeños es todo un reto.

No existe el buen diseño generalista. Los dogmas de diseño son una contradicción en sí mismos.

En diseño de espacios pequeños es crucial diseñar para lograr una alta rotación.

Un modelo de nicho facilita al diseñador de bares pequeños la comunicación del mensaje.

El diseño de locales comerciales no es más que una herramienta de marketing, un arma para vender más.

No conozco a ningún diseñador de interiores que desperdicie el espacio, pero sé de muy pocos que aprovechen el volumen.

La amplitud es un concepto que se apoya en sensaciones, de ahí su habitual apellido, amplitud visual.

Podemos ganar en la mente del visitante el espacio que hemos perdido a sus pies.

En el diseño de bares pequeños el buen diseño se hace, si cabe, todavía más importante.

Pin It on Pinterest

Compártelo