Acostumbro a comenzar el día buceando por blogs de diseño y arquitectura —algún día te pasaré mi Top 10—. Mu gusta cultivar formación e información a primera hora. Creo firmemente en la necesidad de mantenerse informado y actualizado con las últimas novedades del sector para mejorar profesionalmente y a día de hoy las posibilidades e inmediatez que nos brinda Internet suponen un tesoro de valor incalculable.

Esta misma mañana he conocido la existencia y labor de Materfad (@Materfad), Centro de Materiales de Barcelona, entidad que desarrolla “una labor de investigación y vigilancia tecnológica en el campo de los nuevos materiales y presta servicios de consultoría y formación a empresas, profesionales, universidades y centros tecnológicos”.

Sencillamente me han maravillado, es más, he pospuesto todas mis tareas porque he sentido la necesidad irrefrenable de dejarlo plasmado en este post.

No sé si será una sensación provocada por mi acepción negativa para con el concepto, pero suelo encontrarme con bastantes personas que mencionan aquello de que está casi todo inventado, que hemos avanzado tanto en los últimos años que el futuro se percibe mucho más calmado a nivel innovación, al menos en el sector que nos ocupa. Para nada estoy de acuerdo.

Quizá debido a esta línea de pensamiento estamos volviendo a los orígenes, recuperando conceptos, modelos constructivos e incluso materiales y elementos del pasado. Personalmente creo que esa vuelta al pasado es más por cuestiones económicas y por el éxito de la absurda tendencia —como todas— denominada Vintage.

Abrazar tendencias o modas pasajeras es una forma de actuar tan lícita como la que más, pero no me parece la opción más adecuada para una profesión que se presupone creativa.

Cuando me encuentro sorpresas como la de esta mañana —Materfad— y descubro novedades, productos o conceptos que me ilusionan e incitan a seguir soñando con mi profesión, se reafirman mis principios y no puedo evitar pensar en ellos cada vez que veo proyectos-réplicas, impersonales, carentes de identidad o copias exactas. En definitiva, seguir una tendencia no deja de ser copiar. Y parafraseando al gran Ferran Adrià —que a su vez parafrasea a Jaques Maxim—: “Creatividad es no copiar”.

La otra opción, en la que yo confío, se basa en el más absoluto respecto y conocimiento del pasado para intentar mejorarlo, pulirlo y afinarlo progresivamente gracias a todos esos nuevos productos y avances tecnológicos que la titánica labor de gente como Materfad nos brindan.

Para terminar te dejo con un vídeo que me gustaría guardases en favoritos con objeto de que lo visiones cada vez que tengas dudas y pienses que todo está inventado. Para nada…

Te recuerdo que todavía puedes descargar de forma gratuita el libro en el que hemos colaborado: Claves del Retail.

Descarga gratis "Claves del Retail. Visión 2013-2015"

Pin It on Pinterest

Compártelo